“Tranquila” “Todo va a estar bien” “Respira” “Sólo tienes que comer” “Todo es mental”. 

No sé si en realidad son las palabras favoritas de las personas o simplemente no sabemos qué decir en momentos de crisis, muy en específico hacia una alguien con TCA como yo.

A lo largo de estos años me he enfrentado con “N” cantidad de situaciones que me generan crisis, llanto o simplemente una conversación con amigos o familiares donde es imprescindible abordar el tema. Mi posición siempre es la misma; intento ser reservada pero al mismo tiempo demasiado explicita al querer comprartir lo que se siente y lo que es convivir 24/7 con anorexia. BTW! aprendí que por más que explique que no se trata de un capítulo de la Rosa de Guadalupe o de una pasarela de Victoria Secret, la única idea que tendrán seguirá siendo la misma: ¡Todo es mental!

Y malas noticias ¡Si es mental!

Cualquier Trastorno de la Conducta Alimentaria es una enfermedad mental, que en la mayoría de las ocasiones me imposibilita de ver de forma real las situaciones que acontecen, claro ejemplo es el tema del espejo… simplemente no lo entiendo.

Sé que quienes me rodean no podrán entender que esta enfermedad es mucho más profunda del querer o no querer comer, que es una batalla intensa con mis pensamientos y la realidad que percibo de ellos; por ello cada vez que alguien me dice ¡Todo es mental! es como si me escupieran en la cara, ¡PUES CLARO QUE ES MENTAL! sé perfectamente que no es una gripe cualquiera que se quita de un día a otro. En cierto modo lo entiendo, quienes han vivido de cerca este proceso y enfermedad a mi lado seguramente desesperan de no saber qué más hacer al respecto, mejor dicho jamás han tenido idea qué hacer al respecto.

En realidad he aprendido que no importa cuántas veces intente explicar lo complejo de mi TCA; la respuesta seguirá siendo la misma y la única persona quien tendrá la responsabilidad de hacer que esto deje de ser “mental” seré yo. 

Esto es sencillo; cuando pido un abrazo, escribo un whatsapp por la madrugada o abro el tema para hablar al respecto, en realidad sólo quiero sentirme acompañada cuando esos pensamientos llegan a mi mente y empiezo a luchar contra ellos.

… así que entonces no todo es mental.

Catarsis por Carolitho.