¡HOLA 26!

Estoy segura que no soy la única persona que está en crisis por los 26. 

Mis amigos mayores suelen decir que es una edad extraordinaria, y de eso no tengo la menor duda. La verdadera pregunta es: ¿Soy lo que siempre quise ser a mis 26 años?

No sé cuantas personas se hayan puesto una meta fija hacia los 26, pero al menos a mi me sucedió algo muy peculiar y es que me veo como en algún momento me visualicé a esta edad; supongo algo debo estar haciendo bien. Claro aún tengo un par de cosas que cumplir pero sé que es cuestión de tiempo para lograrlas. 

Entonces no entiendo por qué de pronto si estoy en el lugar y momento que quería, me sigo sintiendo insatisfecha. Encontré respuesta a ello y es muy sencilla, jamás imaginé que la manera en que quería verme sería en la que de verdad quería estar. 

A pesar de que me encanta y apasiona mi trabajo, sé que hay momentos en los que desearía dedicar más a tiempo a las cosas que verdaderamente me importan. He dejado uno de los sueños y cosas que me hacen sentir viva que es hacer videos en YT. No miento, a veces suelo sentirme un tanto frustrada por saber que invierto mi tiempo en hacer que la vida de otras personas funcionen haciendo lo que a mi más gusta, y no sea mi vida a la que estoy impulsando. 

Pero también es contradictorio, he elegido forjarme y tratar de prepararme para algo que no sé en qué momento vaya a llegar en realidad lo esté dejando pasar. ¡Ay 26! No me presionen de esta forma es el momento más productivo para una persona en toda su vida y de pronto siento que es demasiado abrumador. 

Estoy ansiosa de saber qué me depara este nuevo año y cómo es que forjaré las cosas para que avancen en el rumbo que me haga sentir plena conmigo misma.