En un pensamiento...

Mi respiración cambia, los latidos de mi corazón se aceleran, mi cuerpo empieza a temblar, no puedo respirar, tengo mucho miedo, no entiendo qué sucede, black out.

En realidad no recuerdo cuándo fue la primera vez que estas sensaciones llegaron a mi, pero al día de hoy ocurren a diario y siempre con distinta intensidad. Uno de los tantos temas que generalmente ocurren cuando tienes algún TCA (en este caso a a mi) es la ansiedad, un estado bastante peculiar que no siempre es un gran aliado.

Me gustaría describir la ansiedad como un Guardaespaldas; nunca se separa de mi y todo el tiempo está súper atenta de que algo suceda para hacerse notar. Siempre está ahí, tan presente y con tantos pensamientos… mi peso, la comida, mis errores, las cosas que aún no he hecho, las cosas que están por salir mal, en fin…

Cuando llega el momento en que todos esos pensamientos se convierten en uno mismo, entonces aparece el Panic Attack. De por sí hacer cinco comidas al día me causa un pensamiento continuo de preocupación irracional, de que subiré de peso cada vez que coma; agregar ese miedo de saber que en cualquier momento puedo tener un ataque de pánico me aterra. No sé si estaré sola, si estaré en un lugar público, en una reunión de trabajo, con mi novio, con amigos o en familia; sé que puede ocurrir incluso sin que existe alguna situación específica. 

Sin duda, una de las cosas que más me angustia es que cuando estoy en crisis, muy pocas personas saben cómo reaccionar al respecto, de hecho la mayoría entran en un estado peor en el que me encuentro y eso no suele ayudar mucho al momento.  

Hoy sé que la gran mayoría de las personas que habitamos este planeta, en algún momento de la vida han experimentado un ataque de pánico o lo experimentarán; y no es que esto me tranquilice pero si me ayuda aceptar sin miedo que no pasa nada si tengo ansiedad o si me ocurre un AP. 

Catarsis por Carolitho.